BODA EN NEW YORK

Y sentir, sentir, sentir…amar, amar, amar… esas palabras con tanta carga emocional en una ciudad tan grande como es New York parece que recobran todo su sentido, toda su esencia. En una boda neoyorquina resuena con fuerza I love you.

Si algo aprendimos en esta boda en New York es que el mundo necesita más gente como ellos, como Maryann & Kevin. Más personas transparentes, libres, con ganas de seguir creciendo, optimistas, con una alegría contagiosa, valores sólidos en los que la familia y amigos son esenciales…

En una ciudad como New York donde viven 10 millones de personas, es muy difícil coincidir una y otra vez con la misma persona; pues bien, ellos se encontraban en la calle, en el gimnasio, en el tren… estaba claro que el universo se empeñó en que tenían que estar juntos. Esas casualidades te hacen plantearte que si esa persona aparece en tu vida quizá merece la pena conocerla y daros la oportunidad de compartir momentos juntos.

Estamos muy agradecidos de haber podido contar su historia tras una maravillosa casualidad: un hastag de instagram les llevaría a contratar a sus fotógrafos de boda. Aún nos parece increíble que nuestro trabajo nos haya llevado tan lejos. ¡Gracias por tanto, People!