Noticias

LIBRO

Instrumental
James Rhodes

confieso

que no me había llamado especialmente la atención este título hasta que no leí un pasaje en una captura de pantalla que había subido una amiga (y también novia People, por cierto) a su estado de WhatsApp. Con un escueto: ¿de qué libro dices que es esto? La abordé. A lo que ella respondió: del que tenía pendiente dejarte. Es un libro interesante. Te lo mando y cuando lo acabes nos vemos y lo comentamos. Esto fue un 22 de enero. 

A los dos días tenía el libro en mi casa y hoy, 23 de mayo de camino a Barcelona en tren, acabo de terminarlo. Sí, seguramente algunos estéis pensando: “4 meses, que barbaridad para un libro de 279 páginas”. Pero creedme, la vida autónoma y de bimadre es dura, amigos.

james rhodes instrumental libro 1

 

El otro día en un viaje para grabar una boda, colgué una foto de la (inquietante) portada en Instagram. Varias de vosotras me escribisteis preguntándome qué me había parecido, a lo que yo os respondí: “me cuesta digerirlo. Tengo que leerlo poco a poco y compaginándolo con otros libros porque es realmente duro e intenso”. 

Pero una vez finalizado puedo decir que lo recomiendo por cosas como esta: La música puede llevar luz a sitios a los que nada más llega

Schumann dijo: mandar luz a la oscuridad del corazón de los hombres: ése es el deber del artista. Creo que todos tenemos ese deber, hagamos lo que hagamos para pasar el rato.

O este otro: Charles Bukowski, héroe de los adolescentes angustiados de todo el planeta, nos pide que “encontremos lo que nos encanta y dejemos que nos mate. Quizá el suicidio por creatividad sea algo a lo que aspirar en una época en la que la mayoría de la gente conoce mejor a Katie Price que el Concierto Emperador.

Y, también, os invito a leerlo por esto: hay una forma de hacer las cosas que puede marcar la diferencia. Todos podemos estar un poco menos separados y un poco más unidos… Saber que unos cuantos de nosotros estamos haciendo algo modesto pero gigantesco todos los días, es algo muy especial. Para mi eso es la vida. Algo estimulante, inspirador, satisfactorio y digno. Esto no solo se aplica a la música y la escritura, sino también a las relaciones, el amor, la amistad, el cuidado de otros. Lo importante, en último término, es la forma en que nos expresamos y nos valoramos.

james rhodes instrumental

Soy de quedarme con pequeños extractos de las lecturas que hago; son frases que me hacen reflexionar y reafirmarme en que… 

¡qué bonito es pasar el rato con un libro entre las manos!.

 

 

Puedes comprar
«Instrumental»
de James Rhodes
aquí

RESTAURANTE

Fismuler
Calle Sagasta, 29. Madrid.

restaurante fismuler madrid 00003

Somos muy de turismo gastronómico. Esto es así. Ya sabéis que unos cuerpos serranos como los nuestros no se mantienen de cualquier forma. Y, quien nos conoce, sabe que nos encanta probar nuevos sabores pero que también somos felices con una buena ensalada de tomate (por cierto, aquí debo alardear del tomate de Miranda porque si no lo habéis probado, ya estáis tardando. Solo por hartarme a comer tomate en ensalada, el verano merece la pena.)

restaurante fismuler madrid 00001

Hace dos semanas, bajamos a Madrid para ir al FriendsFest (sí, ese frikismo de Daniel que llega a límites insospechados) y se nos ocurrió pasar a visitar a las Zubi (Elena y Mer) y, de paso, invitarlas a comer. Daniel todo emocionados e intentando sorprender (para que nos vamos a engañar) les envió un correo proponiéndolas el FISMULER porque está muy cerca de su tienda y a él le había encantado cuando Nacho (del team People) se lo descubrió en uno de sus viajes a Madrid. Y cual fue nuestra sorpresa, cuando Mer nos contesta diciendo que genial, que conocen hasta el chef! Os podéis imaginar nuestra cara de: Zubi 1- People 0. Pero bueno, nos repusimos rápido y muy dignos allí que aparecimos.

Desde que abrí la puerta hasta que nos sentamos en la mesa que nos habían reservado, creo que a mi mandíbula le faltó poco para llegar a desencajarse. A mi es que me hace falta muy poco para gozar con algo y si es con interiorismo ya ni te cuento. Me flipó, así literal. Un rollo súper industrial con toques verdes puestos por la vegetación. Comer en un sitio así es un deleite para todos los sentidos. Puro gozo, os lo digo.

Y ya cuando nos dejamos aconsejar por Elena sobre qué pedir de la carta… mmmmmmm, todavía se me hace la boca agua. Vamos a ver,  básicamente lo que no tiene que faltar en vuestro plato si os animáis a ir es el erizo del cantábrico (¡espectacular!), el escalope San Román (ojo! Se sale del plato así que os recomiendo pedir uno para compartir entre dos personas) y la tarta de queso (deliciosa).

Así que ya sabes, si quieres pegarte un buen homenaje, visita Fismuler y si te pides algo diferente, ¡chívanoslo! Así tendremos un excusa para volver.

**** También puedes visitar Fismuler en Barcelona.

restaurante fismuler madrid 00002

CANCIONES

Los temas más escuchados 
de Gloria y Daniel
durante el mes de mayo

Reproducir vídeo
Reproducir vídeo

CONCIERTO

Ennio Morricone
Bilbao, 4 mayo

95f3c9eb 76f4 4f9a bb96 613e77eb139c

Quentin Tarantino dice de Ennio Morricone que es su compositor favorita de la historia de la música. E incluye en esa criba a personas como Mozart, Bach, Vivaldi o Beethowen. Y no creo que sea exagerado.

Las partituras de Morricone, como muchas de las genios compositores de bandas sonoras, trascienden a la pantalla, se instalan en el imaginario colectivo y se hacen eternas

Comenzó el concierto con el tema principal de “Los Intocables de Eliott Ness”. Declaración de intenciones. Aunque fue con los temas más populares de “La Misión” donde me emocioné, fue la interpretación de “Los odiosos ocho” la que más entusiasmó. Quizás porque fue la que escribió a regañadientes para Tarantino al que acusó de ladrón y embustero por utilizar sus bandas sonoras para sus películas. Será que me gustan estos cotilleos.

VÍDEO

Apple TV+
Las mentes creativas detrás de las historias

PELÍCULA

Eight grade
Bo Burnham, 2018

Bien podría ser esta «Eight grade» de Bo Burnham la secuela de «Pequeña Miss Sunshine». Cuenta la historia de Kayla, una chica normal de 13 años que se enfrenta sus inseguridades de una forma más tierna y valiente.

No podía evitar el hecho de imaginarme a mi hija dentro de unos 9 años pasando por una situación similar. Ese miedo de no querer que sufran pero a la vez entender que tienen que pasarlo para seguir creciendo. 

Qué bien si todos nos quedásemos con la edad de «Pequeña Miss Sunshine» 

¿Quieres saber todo lo que hacemos en People?

¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *